El estudio

Este viejo armario de madera, contiene los carteles que hemos diseñado en nuestro estudio desde el inicio hasta día de hoy.
En ellos se ve reflejada la evolución de nuestro trabajo.

Los libros son para nuestro estudio algo muy especial. Encierran el conocimiento a la vez que destilan un halo de romanticismo muy apreciado en aquellos que nos dedicamos al diseño editorial.

Las manos son las herramientas que utilizamos para nuestro trabajo “artesanal”, ya sea física o digitalmente.

Estos archivadores custodian la mayor parte de nuestro trabajo en formato impreso. Folletos, libros, calendarios, papelería corporativa, manuales de identidad visual... cientos de documentos clasificados numéricamente.

Detrás de la historia de nuestro estudio existe una larga lista de personas que han contribuido a nuestra evolución profesional.

Actualmente continuamos colaborando con los mejores expertos en fotografía, ilustración, redacción de textos... etc, además de contar con una plantilla de sólidos diseñadores, Raúl Álvarez, José Arroyo y Raúl Fernández, dirigida de forma personal por Jorge Lorenzo

El sistema de archivo en DVD’s nos asegura la conservación de cada proyecto individualizado en una unidad digital.

Huellas de los momentos de descanso que nos ayudan a reinstalar nuestro disco duro.

Cada año cumplimos con la única tradición que tenemos en nuestro estudio. Consiste en la elaboración de un calendario corporativo al que le dedicamos una especial atención.

Otra manera de reponer fuerzas es compartiendo una taza de una buena infusión o un clásico café.

La tipografía, sin duda, la esencia del diseño gráfico.

Al lado de nuestros mejores galardones lucen otros premios importantes, los dibujos de los pequeños de la familia.